Donald Winnicott  Jacques Lacan  Melanie Klein  Sigmund Freud

Principal | Biblioteca | Dic. Psicoanálisis | Contacto


Jacques Lacan


Seminario 23 El Sinthoma - pág.2

Biblioteca | Jacques Lacan

Página 2 de 142

Me he contentado con el 4 y me regocijo en ello, pues el 4, 5, 6, allí seguramente habría sucumbido. Esto no quiere decir que el 4 del que se trata me sea por eso menos pesado. Yo heredo de Freud - muy a pesar mío - porque enuncié en mi tiempo lo que podía ser extraído en buena lógica de los tartajeos de aquéllos que él llamaba su banda. No tengo necesidad de nombrarlos. Es esa pandilla que se guía las reuniones de Viena y de la que no se puede decir que ninguno haya seguido la vía que yo llamo de buena lógica. La naturaleza, diría para cortar por lo sano, se es pacifica por no ser una; de donde el procedimiento lógico para abordarla. Llamen naturaleza a lo que ustedes excluyen por el hecho mismo de llevar el interés sobre algo, distinguiéndose este algo por ser nombrado: la naturaleza, por este procedimiento, no se arriesga a nada más que a afirmarse ser un popurrí de fuera-de-la-naturaleza (hors-nature). La ventaja de este enunciado es que si ustedes encuentran, para contarlo, que lo nombrado decide sobre lo que parece ser la ley de la naturaleza, que no haya en él -quiero decir en el hombre- relación naturalmente -bajo todas las reservas, entonces, este "naturalmente"- naturalmente sexual, ustedes plantean lógicamente, lo que resulta ser,el caso, que ese no es un privilegio del hombre. Tengan mucho cuidado sin embargo de no ir a decir que el sexo no es nada natural. Traten más bien de saber lo que es en cada caso, desde la bacteria hasta el pájaro -ya he hecho alusión a la una y al otro- desde la bacteria hasta el pájaro, puesto que estos tienen nombres. Observen al pasar que en la creación llamada divina, divina no sólamente en cuanto que se refiere a la nominación, la bacteria no es nombrada, y que tampoco es nombrada cuando Dios, mofándose del hombre, del hombre supuesto original, le propone que comience por decir el nombre de cada bicho. De esta primera, hay que decirlo, tontería, no tenemos huellas sino para concluir de ello que Adán, como su nombre lo indica suficientemente - es una alusión, esto, a la función del índice de Peirce - que Adán (Adam) era, según el joke que hace Joyce con eso, que Adán era por supuesto una M´adam(3), y que no nombró a las bestias sino en la lengua de ésta que hay que suponer, puesto que aquélla que llamaré Evie (E-V-I-E(4)) La Evie que tengo el derecho de llamar así ya que es lo que eso quiere decir en hebreo, si es que el hebreo es una lengua: la madre de los vivientes - y bien, la Evie la tenía rápida y muy suelta, a esta lengua, puesto que tras el supuesto del nombrar por Adán, la primera persona que se sirve de esto es ella: para hablar con la serpiente.


< Anterior  |  Siguiente >

<<< 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30 31 32 33 34 35 36 37 38 39 40 41 42 43 44 45 46 47 48 49 50 >>>

Páginas  1-50   51-100   101-142  

 Busca en este sitio
 Menú
Principal
Agregar Favorito
Biblioteca
Dic. Psicoanálisis


En esta sección
El seminario sobre La carta robada 1956
Seminario 6 El deseo y su interpretación
Seminario 5 Las formaciones del inconsciente
Seminario 7 Nuestro Programa
Seminario 4 La relación de objeto
Seminario 9 La Identificación
Seminario 13 El objeto del psicoanálisis
Seminario 10 La angustia
Seminario 2 Psicología y Metapsicología
Seminario 8 La transferencia
Seminario 16 De un otro al otro
Seminario 3 Introducción a la cuestión de las psicosis
Seminario 1 Los escritos técnicos de Freud
Seminario 14 La lógica del fantasma
Seminario 11 Los cuatro conceptos fund. del psicoanálisis




Principal | Biblioteca | Dic. Psicoanálisis

Dicc.Psicoanálisis: A - B - C - D - E - F - G - H - I - J - K - L - M - N - Ñ - O - P - Q - R - S - T - U - V - W - Y - Z


Copyright ©2008 Nuevarena.com