Donald Winnicott  Jacques Lacan  Melanie Klein  Sigmund Freud

Principal | Biblioteca | Dic. Psicoanálisis | Contacto


Jacques Lacan


Seminario 22 R.S.I - pág.25

Biblioteca | Jacques Lacan

Página 25 de 165

Encuentro que hoy, como más o menos les he improvisado todo lo que les cuento, estoy bastante fatigado. Todo esto aparecerá bajo otra forma, puesto que después de todo no estoy tan satisfecho con ésta. Les digo : hasta Enero, segundo martes de Enero.

encontrará más tarde condicionado por la ex-sistencia. ¿Cómo, en efecto tratar con miramientos la aproximación a esta verdad a un auditorio tan torpe como me lo testimonia la torpeza de yo mismo me demuestro para manejar el aplanamiento del nudo, más aún su real, es decir su ex-sistencia? Dejo pues eso ahí, sin corregirlo, para testimoníar de la dificultad del abordaje de un discurso gobernado por una muy nueva necesidad (cf. más arriba). Lo que me es precisa demostrar, en efecto, es que no hay goce del Otro, genitivo objetivo, y cómo llegar a ello si de entrada golpeo tan justo que, habiendo alcanzado el sentido, consuena allí el goce que pone en juego al condenado falo (= la ex-sistencia misma de lo real, o sea, de tomar mi registro: R a la potencia dos) o aún a lo que la filosofía apunta a dar celebración. Es decir que todavía estoy totalmente trabado con eso, hablo de la filo, no del falo. Pero hay tiempo, por lo que no hace falta àpresurarse, a falta de lo cual no es solamente de pifiar que se trata, sino más bien del errar irremediable, es decir de "amar la sabiduría", necesidad de El hombre. A corregir. Por lo que es necesaria la paciencia en la que me ejercita el D.A. (leer: discurso analítico). Queda siempre el recurso a la boluedez religiosa a la que Freud jamas deja: lo que digo al pasar aunque cortésmente (se lo debemos todo). J. Lacan

Apéndice: A LA LECTURA DEL 17 DE DICIEMBRE Apéndice: A LA LECTURA DEL 17 DE DICIEMBRE Hablo aquí de la debilidad mental de los sistemas de pensamiento que suponen (sin decirlo, salvo en los benditos tiempos del Tao, incluso del antiguo Egipto, donde eso se articula con todo el embrutecimiento necesario), que supone pues la metáfora de la relación sexual, no existente bajo ninguna forma, bajo la de la cooptación, particularmente "grotesca" en el parlêtre, que está repultado de "representar" la relación que yo digo que no existe humanamente. La puesta a punto que resulta de cierta ventilación de dicha metáfora, elaborada bajo el nombre de filosofía, no llega sin embargo muy lejos, no más lejos que el cristianismo, fruto de la Tríada que, al "adorarla", denuncia su verdadera "naturaleza": Dios es el no-todo que él tiene el mérito de distinguir, rehusándose a con fundirlo con la idea imbécil del universo.


< Anterior  |  Siguiente >

<<< 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30 31 32 33 34 35 36 37 38 39 40 41 42 43 44 45 46 47 48 49 50 >>>

Páginas  1-50   51-100   101-150   151-165  

 Busca en este sitio
 Menú
Principal
Agregar Favorito
Biblioteca
Dic. Psicoanálisis


En esta sección
El seminario sobre La carta robada 1956
Seminario 5 Las formaciones del inconsciente
Seminario 6 El deseo y su interpretación
Seminario 7 Nuestro Programa
Seminario 9 La Identificación
Seminario 4 La relación de objeto
Seminario 13 El objeto del psicoanálisis
Seminario 10 La angustia
Seminario 8 La transferencia
Seminario 3 Introducción a la cuestión de las psicosis
Seminario 2 Psicología y Metapsicología
Seminario 16 De un otro al otro
Seminario 1 Los escritos técnicos de Freud
Seminario 14 La lógica del fantasma
Seminario 11 Los cuatro conceptos fund. del psicoanálisis




Principal | Biblioteca | Dic. Psicoanálisis

Dicc.Psicoanálisis: A - B - C - D - E - F - G - H - I - J - K - L - M - N - Ñ - O - P - Q - R - S - T - U - V - W - Y - Z


Copyright ©2008 Nuevarena.com