Donald Winnicott  Jacques Lacan  Melanie Klein  Sigmund Freud

Principal | Biblioteca | Dic. Psicoanálisis | Contacto


Jacques Lacan


Seminario 20 Del Goce - pág.34

Biblioteca | Jacques Lacan

Página 34 de 126

Copérnico sólo agregó la observación de que tal vez el movimiento de las esferas intermedias podía expresarse de otra manera. Que la tierra estuviese o no en el centro no era lo que más le importaba. La revolución copernicana no es para nada una revolución. Si, en un discurso que no es más que analógico, se supone que el centro de una esfera constituye el punto dominante, el hecho de cambiar ese punto dominante, de hacer que lo ocupe la tierra o el sol, no tiene en sí nada que subvierta lo que el significante centro conserva de suyo. El hombre -lo que se designa con este término, que no es más que lo que hace significar- lejos de conmoverse con el descubrimiento de que la tierra no está en el centro, la sustituyó muy bien por el sol. Ahora, desde luego, es evidente que tampoco el sol es un centro, y que se pasea por un espacio cuyo estatuto es cada vez más precario establecer. Lo que permanece en el

centro es esa vieja rutina según la cual el significado conserva siempre, a fin de cuentas, el mismo sentido. Este sentido se lo da el sentimiento que tiene cada quien de formar parte de su mundo, es decir, de su pequeña familia y de todo lo que gira alrededor. Cada uno de ustedes -hablo hasta de los izquierdistas- están más apegados a ella de lo que creen, y en tal medida que harían bien en calibrar su alcance. Cierto número de prejuicios les sirven de asiento y limitan el alcance de sus insurrecciónes al término más corto, al término, precisamente, en que no les produce ninguna molestia, y especialmente dentro de una concepción del mundo que, por su parte, sigue siendo perfectamente esférica. En cualquier parte adonde lo lleven, el significado encuentra su centro. Y hasta nueva orden, no es el discurso analítico, tan difícil de sostener en su descentramiento y que no ha entrado todavía en la conciencia común, quien puede de alguna manera subvertir algo. Sin embargo, si se me permite emplear de todas maneras esta referencia copernicana, podría acentuar lo que tiene de efectivo. No es cambiar el centro. La cosa gira. El hecho sigue teniendo para nosotros todo su valor, por reducido que sea, a fin de cuentas, y aún motivado solamente porque la tierra gira y que por ello nos parece que gira la esfera celeste.


< Anterior  |  Siguiente >

<<< 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30 31 32 33 34 35 36 37 38 39 40 41 42 43 44 45 46 47 48 49 50 >>>

Páginas  1-50   51-100   101-126  

 Busca en este sitio
 Menú
Principal
Agregar Favorito
Biblioteca
Dic. Psicoanálisis


En esta sección
El seminario sobre La carta robada 1956
Seminario 5 Las formaciones del inconsciente
Seminario 6 El deseo y su interpretación
Seminario 7 Nuestro Programa
Seminario 9 La Identificación
Seminario 4 La relación de objeto
Seminario 13 El objeto del psicoanálisis
Seminario 10 La angustia
Seminario 8 La transferencia
Seminario 3 Introducción a la cuestión de las psicosis
Seminario 16 De un otro al otro
Seminario 2 Psicología y Metapsicología
Seminario 1 Los escritos técnicos de Freud
Seminario 14 La lógica del fantasma
Seminario 11 Los cuatro conceptos fund. del psicoanálisis




Principal | Biblioteca | Dic. Psicoanálisis

Dicc.Psicoanálisis: A - B - C - D - E - F - G - H - I - J - K - L - M - N - Ñ - O - P - Q - R - S - T - U - V - W - Y - Z


Copyright ©2008 Nuevarena.com