Donald Winnicott  Jacques Lacan  Melanie Klein  Sigmund Freud

Principal | Biblioteca | Dic. Psicoanálisis | Contacto


Jacques Lacan


Seminario 10 La angustia - pág.50

Biblioteca | Jacques Lacan

Página 50 de 331

No es de ayer que interviniendo por ejemplo en el curso de una de nuestras sesiones científicas sobre algunos fenómenos que nos eran relatados -no puedo repetirlos hoy- concernientes a la creación de neurosis experimental, yo hacía observar al que comunicaba sus investigaciones que su propia presencia en la experiencia como personajehumano,manipuladordeciertonúmerodecosasalrededordelanimal,debíaser en tal y cual momento de la experiencia puesta sobre el tapete, computada. Cuando se sabe cómo se comporta un perro frente a aquel que se llama o no se llama su amo, se sabe que la dimensión del Otro cuenta, en todo caso para un perro. Pero si no fuera un perro, si fuera una langosta o una sanguijuela, por el hecho de que hay montaje de aparatos la dimensión del Otro estaría presente. Ustedes me dirán: una langosta o una sanguijuela, organismo paciente de la experiencia, nada sabe de la dimensión del Otro. Estoy absolutamente de acuerdo, y por eso todo mi esfuerzo durante cierto tiempo fue demostrarles la amplitud en el nivel donde entre nosotros, sujetos, tal como aprendemos a manejar, a do terminar a ese sujeto que somos, hay también todo un campo donde de lo que nos constituye como campo nada sabemos. Y que el Selbst-bewusstsein comoles enseñé a nombrar al sujeto supuesto saber, es una ilusión engañosa. El Selbst-bewusstsein considerado como constitutivo del sujeto que conoce es una ilusión, una fuente de error. Pues la dimensión del sujeto supuestamente transparente en su propio acto de conocimiento sólo comienza a partir de la entrada en juego de un objeto especificado, aquel que intenta circunscribir el estadio del espejo, a saber, la imagen del cuerpo propio en la medida en que el sujeto de una manera jubilosa tiene, en efecto, el sentimientodehallarse ante un objeto que lo vuelve, a él mismo, sujeto, transparente. La extensión de esa ilusión -que en sí misma constituye radicalmente la ilusión de la conciencia- a toda especie de conocimiento, está motivada por el hecho de que el objeto del conocimiento será en lo sucesivo construido, modelado a imagen de esa relación con laimagenespecular,yprecisamenteporesoelobjetodelconocimientoesinsuficiente. Si no existiera el psicoanálisis, se lo sabría por esto: que existen momentos de aparición objeto que nos arroyan en una dimensión muy diferente , dimensión que merece -porque está dada en la experiencia- ser destacada como tal, como primitiva en la experiencia: justamente, la dimensión de lo extraño, de algo que de ninguna manera podría dejarse aprehender,comosidejarafrenteaélalsujetotransparenteenseconocimiento.


< Anterior  |  Siguiente >

<<< 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30 31 32 33 34 35 36 37 38 39 40 41 42 43 44 45 46 47 48 49 50 >>>

Páginas  1-50   51-100   101-150   151-200   201-250   251-300   301-331  

 Busca en este sitio
 Menú
Principal
Agregar Favorito
Biblioteca
Dic. Psicoanálisis


En esta sección
El seminario sobre La carta robada 1956
Seminario 6 El deseo y su interpretación
Seminario 5 Las formaciones del inconsciente
Seminario 7 Nuestro Programa
Seminario 4 La relación de objeto
Seminario 9 La Identificación
Seminario 13 El objeto del psicoanálisis
Seminario 10 La angustia - pág.50
Seminario 2 Psicología y Metapsicología
Seminario 16 De un otro al otro
Seminario 8 La transferencia
Seminario 3 Introducción a la cuestión de las psicosis
Seminario 1 Los escritos técnicos de Freud
Seminario 14 La lógica del fantasma
Seminario 15 El acto psicoanalítico




Principal | Biblioteca | Dic. Psicoanálisis

Dicc.Psicoanálisis: A - B - C - D - E - F - G - H - I - J - K - L - M - N - Ñ - O - P - Q - R - S - T - U - V - W - Y - Z


Copyright ©2008 Nuevarena.com