Donald Winnicott  Jacques Lacan  Melanie Klein  Sigmund Freud

Principal | Biblioteca | Dic. Psicoanálisis | Contacto


Jacques Lacan


Seminario 10 La angustia - pág.10

Biblioteca | Jacques Lacan

Página 10 de 331

Emoi esturbacion (trouble), caída de potencia, la Regung esestimulación llamado al desorden y hasta al motín . He de parapetarme también tras esta encuesta etimológica para decirles que hasta cierta época aproximadamente la misma de lo que en Bloch y von Wartburg se llama triunfo del émoi, motín tuvo justamente el sentido de emoción y recién tomó el sentido de movimiento popular a partir del siglo XVII, poco más o menos. Todo esto aspira a hacerles sentir que aquí los matices y hasta las versiones lingüísticas evocadas están destinadas a guiarnos en algo, a saber, que si queremos definir por émoi un tercer lugar en el sentido de lo que quiere decir la inhibición si procuramosreunirlacon la angustia, el émoi, la turbación, el turbarse en tanto que tal, nos indica la otra referencia que no por corresponder a un nivel, digamos igual al de embarazo, atiende la misma vertiente. El émoi es el turbarse más profundo en la dimensión embarazosa del movimiento. El embarazo, el máximo de dificultad alcanzada, Habrá que decir que con ello hemos llegado a la angustia?. Las casillas de este cuadrito están allí para mostrarles que precisamente no lo pretendemos. Hemos llenado algunas con los términos emoción, turbación, impedimento y embarazo, pero hay dos que se encuentran vacías. Cómo llenarlas?. El tema nos interesa sobremanera y por un tiempo los dejará en estado de adivinanza. Qué poner en esas dos casillas?. En lo relativo al manejo de la angustia la cuestiónofreceelmayorinterés. Una vez formulado este breve preámbulo con la referencia a la tríada freudiana de inhibición,síntomayangustia,tenemosyadespejadoelterrenoparahablardeestaúltima. Yo diría, llevado doctrinariamente por estas evocaciones al nivel mismo de la experiencia: tratemosdesituarlaenunmarcoconceptual.Quéeslaangustia?.Hemosdescartarloque se trate de una emoción. Y para introducirla, diré: es un afecto, Quienes siguen los movimientos de afinidad o aversión de mi discurso y a menudo se dejan llevar por las apariencias piensan sin duda que me intereso menos por los afectos que por otras cosas. Es totalmente absurdo. Llegado el caso, traté de decir lo que el afecto no es: no es el ser dado en su inmediatez ni tampoco el sujeto bajo una forma en cierto modo bruta. No es, para decirlo, en ningún caso protopático. Mis ocasionales observaciones sobre el afecto no quieren decir otra cosa. E incluso por ello hay una estrecha relación de estructura con lo que hasta tradicionalmente es un sujeto; espero articularlo de una manera indeleble la vez que viene.


< Anterior  |  Siguiente >

<<< 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30 31 32 33 34 35 36 37 38 39 40 41 42 43 44 45 46 47 48 49 50 >>>

Páginas  1-50   51-100   101-150   151-200   201-250   251-300   301-331  

 Busca en este sitio
 Menú
Principal
Agregar Favorito
Biblioteca
Dic. Psicoanálisis


En esta sección
El seminario sobre La carta robada 1956
Seminario 6 El deseo y su interpretación
Seminario 5 Las formaciones del inconsciente
Seminario 7 Nuestro Programa
Seminario 4 La relación de objeto
Seminario 9 La Identificación
Seminario 13 El objeto del psicoanálisis
Seminario 10 La angustia - pág.10
Seminario 2 Psicología y Metapsicología
Seminario 16 De un otro al otro
Seminario 8 La transferencia
Seminario 3 Introducción a la cuestión de las psicosis
Seminario 1 Los escritos técnicos de Freud
Seminario 14 La lógica del fantasma
Seminario 15 El acto psicoanalítico




Principal | Biblioteca | Dic. Psicoanálisis

Dicc.Psicoanálisis: A - B - C - D - E - F - G - H - I - J - K - L - M - N - Ñ - O - P - Q - R - S - T - U - V - W - Y - Z


Copyright ©2008 Nuevarena.com