Donald Winnicott  Jacques Lacan  Melanie Klein  Sigmund Freud

Principal | Biblioteca | Dic. Psicoanálisis | Contacto


Jacques Lacan


Seminario 10 La angustia - pág.2

Biblioteca | Jacques Lacan

Página 2 de 331

No pretendo, por ciento, librar a ustedes sus secretos, pero esta curiosa pequeña homología no es quizás tan externa como se cree y merecería ser recordada al comienzo de un discurso sobre la angustia. Hasta cierto punto, la reflexión por la cual he introducido mi discurso, reflexión hecha por uno de mis allegados -quiero decir en nuestra Sociedad-, la, angustia no parece ser lo que los sofoca, así lo entiendo, como psicoanalistas. Y sin embargo, no es e xcesivo decir que dentro de la lógica de las cosas, o sea de la relación que tienen ustedes con sus pacientes,deberíahacerlo.Despuésdetodo,sentirloquedeesaangustiaelsujetopuede soportar los pone a prueba en todo instante. Es preciso, pues, su ponerquealmenospara aquellos de ustedes formados en la técnica la cosa acabó por pasar como la menos advertida en vuestra regulación. No está excluido, a Dios gracias, que el analista, por poco que esté dispuesto a ello, quiero decir por muy buenas disposicionesparaseranalistaque posea, aquel que Ingresa en su práctica experimente ante sus primeras relaciones con el enfermosobreeldiván,ciertaangustia. Además, y a ese propósito, conviene mencionar la cuestión de la comunicación de la angustia. Esa que saben regular tan bien en ustedes, según parece, hasta taponar el hecho de que ella los guía, es la misma que la del paciente?. Por qué no?. Se trata de una pregunta que dejo abierta por ahora y quizás no por mucho tiempo, pero que vale la pena dejar sí desde el principio, aunque sea preciso recurrir a nuestras articulaciones esenciales para poder darle una respuesta válida, o sea esperar al menos un momento, en las distancias, en los rodeos que voy a proponerles, los que de ninguna manera se hallan fuera de toda previsión para quienes son mis oyentes. Porque si recuerdan, justamente a propósito de otra serle de jornadas -de las llamadas "provinciales"- que estuvieron lejos de proporcionarme tanta satisfacción, a propósito de ellas en una suerte de inclusión, de paréntesis, de anticipación, en mi discurso del año pasado creí deber advertirles y proyectar por anticipado una fórmula que les indicara la relación de la angustia esencial con el deseo del Otro. Para quienes no estuvieron allí recuerdo la fábula, el apólogo, la divertida imagen que me propuse erigir por un instante: yo mismo revistiendo la máscara animal con la que se cubre el brujo de la gruta de los tres hermanos. Imaginé ante ustedes hallarme frente a otro animal éste verdadero, y para la ocasiónsupuestamentegigantesco,eldelamantisreligiosa.


< Anterior  |  Siguiente >

<<< 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30 31 32 33 34 35 36 37 38 39 40 41 42 43 44 45 46 47 48 49 50 >>>

Páginas  1-50   51-100   101-150   151-200   201-250   251-300   301-331  

 Busca en este sitio
 Menú
Principal
Agregar Favorito
Biblioteca
Dic. Psicoanálisis


En esta sección
El seminario sobre La carta robada 1956
Seminario 5 Las formaciones del inconsciente
Seminario 6 El deseo y su interpretación
Seminario 7 Nuestro Programa
Seminario 9 La Identificación
Seminario 4 La relación de objeto
Seminario 13 El objeto del psicoanálisis
Seminario 10 La angustia - pág.2
Seminario 8 La transferencia
Seminario 3 Introducción a la cuestión de las psicosis
Seminario 16 De un otro al otro
Seminario 2 Psicología y Metapsicología
Seminario 1 Los escritos técnicos de Freud
Seminario 14 La lógica del fantasma
Seminario 11 Los cuatro conceptos fund. del psicoanálisis




Principal | Biblioteca | Dic. Psicoanálisis

Dicc.Psicoanálisis: A - B - C - D - E - F - G - H - I - J - K - L - M - N - Ñ - O - P - Q - R - S - T - U - V - W - Y - Z


Copyright ©2008 Nuevarena.com