Donald Winnicott  Jacques Lacan  Melanie Klein  Sigmund Freud

Principal | Biblioteca | Dic. Psicoanálisis | Contacto


Jacques Lacan


Seminario 7 Nuestro Programa - pág.50

Biblioteca | Jacques Lacan

Página 50 de 470

No hay verdaderamente en la concepción de Freud ningún bosquejo de una especie de estructura preformada que indicaría al organismo algún camino a seguir, y sin embargo es este organismo quien va a edificar su función secundaria. Hay aquí, a mi criterio, tal herejía biológica, que no se puede sin duda comprenderla, más que en referencia a un campo de experiencia propiamente analítica. Era lo que anunciaba hace poco el Dr. Lacan. En suma, estamos tan lejos de la etología, como estamos obligados a referirnos a la dimensión ética, si he comprendido bien, y es evidente que la cuestión que se plantea Freud a todo lo largo de este texto, es cómo marcha, cómo funciona lo que se àpresta a llamar la ficción del aparato psíquico, y su pensamiento en el origen, está tan alejado como es posible, de toda perspectiva genética con lo que esta implica de maduración instintual. He aquí pues, el postulado de base tal como más o menos él lo enuncia. Incluso paradojal, si se toman las cosas en otro nivel, ya que, a medida que el aparato se va complicando, a saber, suscitando sistemas suplementarios ya que nada está dado de partida, presentes, por otra parte, como tantas hipótesis, siempre en la perspectiva de Freud, a medida que el aparato suscita sistemas para que su funcionamiento sea posible, la función primaria permanece siempre como prevalente. Lo que quizás mejor lo aclara es lo que Freud llama la experiencia de satisfacción que es un concepto al que conviene darle mucha importancia.

Freud vuelve a hacer alusión a ello, entre comillas como si fuera algo conocido, que forma parte de su propio sistema de pensamiento, al fin de la "Interpretación de los sueños". Esta experiencia de satisfacción que es una experiencia enteramente original, aunque real, tiene un valor casi mítico, pues es vivida por el niño cuando es totalmente dependiente del exterior, de la tensión creada por la necesidad exterior. Es pues una experiencia planteada a la impotencia original del ser humano. El organismo no es capaz de provocar la reacción específica que le permitiría suprimir la tensión; esta acción necesita del recurso a una ayuda exterior, por ejemplo el aporte de comida de una persona que el niño alerte, por ejemplo, con sus gritos -de donde, entre paréntesis, el valor que Freud acuerda a ese medio de comunicación. Pero más allá de ese resultado actual, la experiencia entraña las consecuencias que ustedes conocen, a saber, que por una parte la imagen del objeto que ha procurado la satisfacción está fuertemente investida, así como el movimiento reflejo, lo que ha permitido la descarga final, de suerte que cuando aparece de nuevo el estado de tensión, las imagenes a la vez de ese movimiento y del objeto deseado, son reactivadas y resulta de allí, algo análogo a una percepción, es decir una alucinación.


< Anterior  |  Siguiente >

<<< 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30 31 32 33 34 35 36 37 38 39 40 41 42 43 44 45 46 47 48 49 50 >>>

Páginas  1-50   51-100   101-150   151-200   201-250   251-300   301-350   351-400   401-450   451-470  

 Busca en este sitio
 Menú
Principal
Agregar Favorito
Biblioteca
Dic. Psicoanálisis


En esta sección
El seminario sobre La carta robada 1956
Seminario 6 El deseo y su interpretación
Seminario 5 Las formaciones del inconsciente
Seminario 7 Nuestro Programa - pág.50
Seminario 4 La relación de objeto
Seminario 9 La Identificación
Seminario 13 El objeto del psicoanálisis
Seminario 10 La angustia
Seminario 8 La transferencia
Seminario 16 De un otro al otro
Seminario 2 Psicología y Metapsicología
Seminario 3 Introducción a la cuestión de las psicosis
Seminario 1 Los escritos técnicos de Freud
Seminario 14 La lógica del fantasma
Seminario 11 Los cuatro conceptos fund. del psicoanálisis




Principal | Biblioteca | Dic. Psicoanálisis

Dicc.Psicoanálisis: A - B - C - D - E - F - G - H - I - J - K - L - M - N - Ñ - O - P - Q - R - S - T - U - V - W - Y - Z


Copyright ©2008 Nuevarena.com