Donald Winnicott  Jacques Lacan  Melanie Klein  Sigmund Freud

Principal | Biblioteca | Dic. Psicoanálisis | Contacto


Donald Winnicott


Psiconeurosis oculares de la infancia 1944

Biblioteca | Donald Winnicott

Página 1 de 8


The Transactions of the ophthalmological Society, vol. LXIV, 1944.

Resulta fácil decir que un niño valora su vista, o teme la ceguera, y pese a ello, no saber ver la inmensidad de las esperanzas y temores que ello implica. El hecho de que existan oftalmólogos especializados en niños demuestra que hay un reconocimiento general de que éstos requieren un cuidado especial. El conocimiento de la anatomía, fisiología y patología del ojo de poco servirá al experto en medicina clínica que no sepa establecer contacto con su paciente infantil. Por otra parte, la habilidad para comunicarse con el niño depende mayormente de que el oculista comprenda los sentimientos del niño y crea en sus esperanzas, suspicacias y temores. El niño es muy rápido en darse cuenta de si el doctor cree o no en él y, por lo general, permite que se le examine, incluso coopera útilmente en el examen. Así, pues, el doctor que crea en los sentimientos infantiles es un buen psicólogo. Si se tiene siempre en cuenta esta idea es posible realizar buena terapia con la mera aplicación de los métodos comunes de atención. Por el contrario, si no se la tiene en cuenta, se puede dañar al paciente. Como ejemplo palmario de ello citaré el caso de una amiga mía cuya infancia se frustró a causa del comentario hecho por un cirujano oculista que la visitó cuando era pequeña. El oculista le dijo a su madre, en presencia de la pequeña: «La niña padece retinitis pigmentosa y probablemente quedará ciega cuando sea mayor». Por supuesto, tal pronóstico resultó equivocado, pero lo importante fue que el oculista no supo ver la importancia que tenía decir aquello delante de la niña. La niña se pasó la infancia esperando quedar ciega de un momento a otro y se obligó a sí misma a leer todo lo que caía en sus manos mientras ello le era posible; constantemente ponía a prueba sus ojos. Ahora, a los cincuenta años de edad, mi amiga empieza a creer que, pese a lo que dijo el oculista, tal vez escape de la ceguera. Como es natural, los niños creen ser custodios de sus ojos, así como de cualquier otra parte del cuerpo, y, si no logran mantener sanos los ojos, sienten que su custodia ha fracasado. La totalidad de mi aportación podría ceñirse a explicar cómo debe llevarse un caso corriente, pero debo también hablar de la enfermedad psicológica y de cómo la misma afecta a los ojos.


< Anterior |  Siguiente >

<<< 1 2 3 4 5 6 7 8 >>>



 Busca en este sitio
 Menú
Principal
Agregar Favorito
Biblioteca
Dic. Psicoanálisis


En esta sección




Principal | Biblioteca | Dic. Psicoanálisis

Dicc.Psicoanálisis: A - B - C - D - E - F - G - H - I - J - K - L - M - N - Ñ - O - P - Q - R - S - T - U - V - W - Y - Z


Copyright ©2008 Nuevarena.com