Donald Winnicott  Jacques Lacan  Melanie Klein  Sigmund Freud

Principal | Biblioteca | Dic. Psicoanálisis | Contacto


Donald Winnicott


Los niños en la guerra 1940 - pág.2

Biblioteca | Donald Winnicott

Página 2 de 6

Una maestra ha encontrado una manera de hacer esto utilizando las noticias de guerra en la clase de geografía: esta ciudad del Canadá resulta interesante a causa de la evacuación, aquél país es importante porque tiene petróleo o buenos puertos, esta nación puede tornarse importante la semana próxima porque cultiva trigo o provee manganeso. El aspecto violento de la guerra no se acentúa. A esta edad un niño no comprende la idea de una lucha por la libertad, y sin duda cabe esperar que vea una considerable dosis de virtud en lo que un régimen fascista o nazi afirma proporcionar, un régimen en el que un individuo idealizado controla y dirige. Esto es lo que ocurre dentro de la propia naturaleza del niño a esa edad, y no sería raro que sintiera que libertad significa licencia. En la mayoría de las escuelas se tendería a acentuar el Imperio, las partes pintadas de rojo en los mapas del mundo, y no resulta fácil explicar por qué no se debe permitir que los niños en el período de latencia del desarrollo emocional idealicen (ya que no pueden dejar de idealizar) su propio país y nacionalidad. Un niño de 8 ó 9 años seguramente jugará a "ingleses y alemanes", como una variación sobre el tema "vigilantes y ladrones", u "Oxford y Cambridge". Algunos niños manifiestan una cierta preferencia por uno u otro bando, pero eso puede cambiar de día en día, y a muchos no les importa mayormente. Se llega luego a una edad en la que, si se trata de jugar a "ingleses y alemanes" el niño preferirá identificarse con su propio país. La maestra sensata no demuestra apuro por llegar a esto, Considerar el caso del niño de 12 años o más es un asunto complejo, debido a los profundos efectos que tiene la demora de la pubertad. Como ya dije, muchas personas conservan parcialmente las cualidades correspondientes al llamado período de latencia, o regresan a esas cualidades luego de un intento furtivo por lograr un desarrollo más maduro. En esos casos, se puede decir que rigen los mismos principios que para el niño en verdadera latencia, excepto que los toleramos cada vez con mayor desconfianza. Por ejemplo, si bien es normal que un chico de 9 años prefiera ser controlado y dirigido por una autoridad idealizada, ello resulta menos sano si el niño tiene 14 años. A menudo es posible ver un anhelo definido y consciente por el régimen nazi o fascista en un niño que se demora en el borde, temeroso de lanzarse a la pubertad, y es evidente que ese anhelo debe ser tratado con simpatía, o bien ignorado con simpatía, incluso por parte de aquellos cuyo criterio más maduro en cuestiones políticas les hace ver con disgusto toda admiración por un dictador.


< Anterior  |  Siguiente >

<<< 1 2 3 4 5 6 >>>



 Busca en este sitio
 Menú
Principal
Agregar Favorito
Biblioteca
Dic. Psicoanálisis


En esta sección




Principal | Biblioteca | Dic. Psicoanálisis

Dicc.Psicoanálisis: A - B - C - D - E - F - G - H - I - J - K - L - M - N - Ñ - O - P - Q - R - S - T - U - V - W - Y - Z


Copyright ©2008 Nuevarena.com