Donald Winnicott  Jacques Lacan  Melanie Klein  Sigmund Freud

Principal | Biblioteca | Dic. Psicoanálisis | Contacto


Diccionario Psicoanálisis


Yo 2 - pág.5

Biblioteca | Diccionario Psicoanálisis

Página 5 de 6

En lo cotidiano, esto se manifiesta en la autoobservación, la conciencia moral, la censura onírica, y en su participación en la represión. Produce así la sensación de ser vigilado por una parte de sí mismo, lo que da al yo sus características paranoides. En la identificación, cuando el yo adopta los rasgos del objeto, se impone, por así decirlo, al ello como objeto de amor. Se puede entonces decir que el yo se enriquece con las cualidades del objeto, mientras que en el enamoramiento se empobrece. Todo pasa como si la libido narcisista se hubiera vaciado en el objeto. La elección de objeto es siempre una elección de objeto narcisista, se ama lo que se quisiera ser. Lacan, releyendo a Freud, introduce un elemento suplementario: en el plano imaginario, el objeto siempre se le presenta al hombre como un espejismo inasible. Por eso toda relación objetal estará siempre marcada por una incertidumbre fundamental. El Yo y el sueño. Una de las emergencias del yo en el sueño es por supuesto la necesidad manifiesta de dormir, ¡o más bien de no despertarse! Pero se podría decir que también en la vida diurna no es cosa de despertarse y que de eso se trata en el «no quiero saber nada» que cada cual ostenta, conformándose con creer que su ver -dad está en la instancia vigil del yo. Por otra parte, en el sueño, toda tentativa de expresión del sujeto del inconciente está sabiamente disfrazada. Quizás sea en este nivel donde el juego de las escondidas con el yo es más fuerte. También en el nivel del yo aparece la función del ensueño. Es la satisfacción imaginaria, ilusoria, del deseo. A través de ese sesgo, por otra parte, se puede registrar la existencia de una actividad fantasmática inconciente. El Yo y el instinto de muerte. Con la compulsión a la repetición, Freud entrevé que más allá del «principio de placer» existe lo que llama instinto de muerte. [Todestrteb o Todestriebe: pulsión o pulsiones de muerte.] En un primer momento, hace una distinción tajante entre pulsiones del yo-pulsiones de muerte, y pulsiones sexuales-pulsiones de vida, para llegar luego a la oposición pulsiones de vida-pulsiones de muerte. El yo está ligado a la hiancia primaria del sujeto, como lo muestra el estadio del espejo, y en esto es el más cercano a la muerte, como lo sugiere por otra parte el mito de Narciso.


< Anterior  |  Siguiente >

<<< 1 2 3 4 5 6 >>>



 Busca en este sitio
 Menú
Principal
Agregar Favorito
Biblioteca
Dic. Psicoanálisis


En esta sección
Edipo Rey de Sófocles
Graf Herbert (1903-1973) Caso "Juanito"
Goce
Edipo (complejo de) 2
Grafo
Narcisismo 3
Huella mnémica
Perversión 3
Acting-out
Neurosis y psicosis
Histeria
Parafrenia
Fantasma
Metáfora paterna
Masoquismo




Principal | Biblioteca | Dic. Psicoanálisis

Dicc.Psicoanálisis: A - B - C - D - E - F - G - H - I - J - K - L - M - N - Ñ - O - P - Q - R - S - T - U - V - W - Y - Z


Copyright ©2008 Nuevarena.com