Donald Winnicott  Jacques Lacan  Melanie Klein  Sigmund Freud

Principal | Biblioteca | Dic. Psicoanálisis | Contacto


Diccionario Psicoanálisis


Yo 2

Biblioteca | Diccionario Psicoanálisis

Página 1 de 6

s.m. (fr. moi; ingl. ego; al. Ich). Según Freud, sede de la conciencia y también lugar de manifestaciones inconcientes. El yo, elaborado por Freud en su segunda tópica (yo, ello y superyó), es una diferenciación del ello; es la instancia del registro imaginario por excelencia, por lo tanto de las identificaciones y del narcisismo. Hablar del yo en la teoría freudiana equivale a trazar la historia de la técnica analítica, con sus vacilaciones, sus impasses, sus descubrimientos. Parecería que, antes de 1920, la interpretación, tal como la practicaba Freud con sus histéricas, daba resultados satisfactorios. Para intentar explicar los fenómenos psíquicos, Freud elabora por entonces lo que llama la primera tópica: el inconciente, el preconciente, el conciente, con los dos principios que rigen la vida psíquica: el principio de placer y el principio de realidad. Pero este recorte se revelará inoperante para explicar el fenómeno que Freud descubre a propósito de las neurosis traumáticas: la compulsión de repetición, que aborda en Más allá del principio de placer (1920). Este es un texto que hace de bisagra porque después de él Freud elabora la segunda tópica: el ello, el yo y el superyó, al que también llamará ideal del yo. Este nuevo recorte no recubre al primero: el yo engloba lo conciente y lo preconciente, y también una parte inconciente. Allí Freud está bien lejos de la teoría clásica del yo de los filósofos, por -que si el hombre ha deseado siempre ser sujeto del conocimiento y lugar de la totalización de un saber, el descubrimiento freudiano hará que todas las certidumbres se batan en retirada, al mostrar con el inconciente la paradoja de un sujeto constituido por algo que no puede saber y literalmente excéntrico respecto de su yo. Génesis del Yo. Freud describe al yo como una parte del ello que se habría diferenciado bajo la influencia del mundo exterior. ¿Cuáles son los mecanismos intervinientes en este proceso? En el ello reina el principio de placer. Pero el ser humano es un animal sociable y, si quiere vivir con sus congéneres, no puede instalarse en este principio de placer, que tiende a la menor tensión, así como le es imposible dejar que las pulsiones se expresen en estado puro. El mundo exterior, en efecto, impone al niño pequeño prohibiciones que provocan la represión y la trasformación de las pulsiones orientándolas a una satisfacción sustitutiva que provocará a su vez un sentimiento de displacer en el yo.


< Anterior |  Siguiente >

<<< 1 2 3 4 5 6 >>>



 Busca en este sitio
 Menú
Principal
Agregar Favorito
Biblioteca
Dic. Psicoanálisis


En esta sección




Principal | Biblioteca | Dic. Psicoanálisis

Dicc.Psicoanálisis: A - B - C - D - E - F - G - H - I - J - K - L - M - N - Ñ - O - P - Q - R - S - T - U - V - W - Y - Z


Copyright ©2008 Nuevarena.com