Donald Winnicott  Jacques Lacan  Melanie Klein  Sigmund Freud

Principal | Biblioteca | Dic. Psicoanálisis | Contacto


Diccionario Psicoanálisis


Perversión 3 - pág.9

Biblioteca | Diccionario Psicoanálisis

Página 9 de 14

En el curso de la situación edípica, este estancamiento del deseo en torno a la identificación fálica es inevitable y tiene una incidencia decisiva, puesto que es a esta insignia, a la que el perverso juega específicamente la apuesta de su estructura, fijada en ese punto de báscula que puede o no precipitarlo hacia una etapa ulterior favorable a la asunción de la castración. Por lo demás, el perverso no cesa de acosar, de asediar la castración, sin encontrarse allí como parte interesada, es decir sin asumir esa parte perdedora de sí, que sería finalmente falta (a) en ganar. El perverso se encierra en la representación de una falta no simbolizable que se traduce en impugnación psíquica inagotable, bajo los auspicios de la desaprobación [désaveu] de la castración en la madre. El recusa así la castración simbólica, cuya única función es hacer advenir lo real de la diferencia de los sexos como causa del deseo en el sujeto. El padre no puede ser despojado de su investidura de rival fálico sin la intercesión del significante de la falta en el Otro, que invita al niño a abandonar el registro del serlo (ser el falo) en beneficio del registro del tenerlo (tener el falo), Ahora bien, este pasaje del ser al tener sólo se realiza en cuanto el padre se le aparece al niño como el que es supuesto tener el falo que la madre desea. Sólo esta atribución fálica le confiere la autoridad de padre simbólico, embajador de la ley de la prohibición del incesto. El padre simbólico es precisamente esa instancia mediadora de la que el perverso no quiere saber nada, en cuanto ella le impone reconocer y simbolizar algo de orden de la falta en el Otro. Con esta desmentida, el perverso suscribe esa convicción contradictoria identificada por Freud: puesto que la madre carente sólo desea al padre porque él tiene el falo, basta con proveerla imaginariamente de ese objeto, y mantener esa atribución, para que queden neutralizados lo real de la diferencia de los sexos y la falta que ella actualiza. Pero este mismo hecho impugna, mientras la reconoce, la ley del padre como instancia decisiva que legisla el deseo. Esta ceguera fantasmática da testimonio de una confusión importante. El perverso confunde renunciar al deseo con renunciar al objeto primordial de su deseo. Ahora bien, la renuncia al objeto primordial del deseo es la condición de salvaguardia de la posibilidad del deseo.


< Anterior  |  Siguiente >

<<< 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 >>>



 Busca en este sitio
 Menú
Principal
Agregar Favorito
Biblioteca
Dic. Psicoanálisis


En esta sección
Edipo Rey de Sófocles
Goce
Graf Herbert (1903-1973) Caso "Juanito"
Grafo
Edipo (complejo de) 2
Huella mnémica
Narcisismo 3
Acting-out
Perversión 3 - pág.9
Neurosis y psicosis
Parafrenia
Histeria
Metáfora paterna
Fantasma
Masoquismo




Principal | Biblioteca | Dic. Psicoanálisis

Dicc.Psicoanálisis: A - B - C - D - E - F - G - H - I - J - K - L - M - N - Ñ - O - P - Q - R - S - T - U - V - W - Y - Z


Copyright ©2008 Nuevarena.com