Donald Winnicott  Jacques Lacan  Melanie Klein  Sigmund Freud

Principal | Biblioteca | Dic. Psicoanálisis | Contacto


Diccionario Psicoanálisis


Inconsciente - pág.10

Biblioteca | Diccionario Psicoanálisis

Página 10 de 11

Pero, así como «no hay metalenguaje», tampoco hay «Otro del Otro». Por su valor de negatividad -«no sentido», «sin-sentido»-, el inconsciente se une con lo real al borde de lo impensable, del cero absoluto. No parece tener más consistencia que la ausencia, más lugar que el «agujero». Después de Freud, que no cesó de recordarla contra viento y marea, Lacan rearticuló la verdad insostenible del inconsciente: «la realidad del inconsciente es [ ... ] la realidad sexual» (Los cuatro conceptos fundamentales del psicoanálisis). Ahora bien, sabemos que sexo y muerte se abrazan estrechamente. Mejor aún que la preeminencia de lo simbólico (cuya incidencia magistral Lacan nos recordó con el aforismo «la palabra es la muerte de la cosa»), el registro de lo real rinde cuentas explícitamente de la estrecha intrincación entre pulsión de muerte, inconsciente y sexualidad. « [ ... ] la ignorancia del Otro es sin duda un rasgo fundamental [ ... ] el Otro no puede saber. Hay una correlación entre ese no saber en el Otro, y la constitución del inconsciente. Uno es de alguna manera el revés del otro» (le Désir et son interprétation, seminario del 4 de marzo de 1959, en Ornicar?). Además, Otro, real e inconsciente aparecen como categorías coextensas; lo que Lacan se esfuerza en demostrar basándose en ciertas referencias topológicas, principalmente el nudo borromeo. En 1981, en su última intervención oficial en Caracas, Lacan dibujó en la pizarra el famoso esquema freudiano de «Das Ich und das Es» («El yo y el ello»). Por ambigua y vaga que sea esta representación del aparato psíquico, Lacan la retorna para recordar, a partir de los principios de esta segunda tópica, su propia concepción topológica del inconsciente, inseparable de la del sujeto. Más que a la alforja freudiana, el inconsciente se parece a una «nasa» que se entreabre y se cierra según sus pulsaciones. Mejor aún, podemos metaforizarlo por una «vejiga», e incluso mejor, por una «botella de Klein», en cuanto su círculo de recorrido es una banda de Moebius. Tratándose del inconsciente, importa actualizar una estructura de borde, una hiancia causal, un agujero, un vacío manipulable « ... por estar envuelto por el continente que lo crea» (Lacan, resumen de «La Logique dufantasme», en Annuaire de l’École pratique des Hautes Études, 1967-1968). En efecto, siendo interior al sujeto, el inconsciente se realiza afuera: en el lugar del Otro, del cual, en última instancia, Lacan insiste en decir que «no existe» («Subversión del sujeto y dialéctica del deseo en el inconsciente freudiano», 1960, en Escritos).


< Anterior  |  Siguiente >

<<< 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 >>>



 Busca en este sitio
 Menú
Principal
Agregar Favorito
Biblioteca
Dic. Psicoanálisis


En esta sección
Edipo Rey de Sófocles
Goce
Edipo (complejo de) 2
Graf Herbert (1903-1973) Caso "Juanito"
Narcisismo 3
Huella mnémica
Perversión 3
Grafo
Acting-out
Fálica (mujer o madre)
Repetición (compulsión de)
Histeria
Parafrenia
Fantasma
Angustia 2




Principal | Biblioteca | Dic. Psicoanálisis

Dicc.Psicoanálisis: A - B - C - D - E - F - G - H - I - J - K - L - M - N - Ñ - O - P - Q - R - S - T - U - V - W - Y - Z


Copyright ©2008 Nuevarena.com